Revelan las últimas palabras de George Floyd antes de morir a manos de la policía: suplicó 20 veces por su vida

Por Jimena Améstica

El diálogo entre la víctima y los agentes de la policía quedaron registrados en una de las cámaras corporales de un oficial. “Mamá, te amo, diles a mis hijos que los amo. Estoy muerto. (…) Me van a matar, me van a matar”, dijo Floyd mientras era reducido sobre el pavimento. 

 

El 25 de mayo y varios días después, las noches en Estados Unidos se iluminaron con las barricadas y fogatas construidas por manifestantes del movimiento “Black Lives Matter”. Solo horas antes se conocía que George Floyd, un hombre afroamericano de 46 años, había sido asesinado por un policía luego de ser detenido en una calle del área metropolitana de Minneapolis.

En un video grabado por transeúntes quedó registrado cómo uno de los agentes, identificado más tarde como,  Derek Chauvin, ordenó a sus compañeros reducir al detenido, tendiéndolo en el piso, boca abajo y con su rodilla presionando su cuello por 8 minutos y 46 segundos. “No puedo respirar”, fue la frase que escucharon testigos que seguían registrando el episodio, mismas palabras que más tarde formarían la principal consigna de las protestas contra la violencia policial y el racismo en el país del norte. Una realidad recurrente, que además de Floyd, suma cientos de víctimas. 

Fue solo en las últimas horas y a semanas de lo ocurrido, cuando se conoció el diálogo completo que tuvo Floyd con los policías. Esto, gracias a la transcripción de la cámara corporal de Thomas Lane, otro de los cuatro policías imputados en el caso.

El registro reveló que la víctima suplicó por su vida al menos 20 veces, y que incluso, advirtió que había padecido coronavirus, y que por lo mismo, mantenía una mayor dificultad para respirar.

“Está bien, está bien. Oh, Dios mío. No puedo creer esto. No puedo creer esto (…) Mamá, te amo, diles a mis hijos que los amo. Estoy muerto. (…) Me van a matar, me van a matar”, dijo Floyd mientras era reducido sobre el pavimento. Ante esto, Chauvin respondió ya con la rodilla sobre su cuello: “Se necesita mucho oxígeno para decir eso”.

La transcripción sugiere que Chauvin solo retiró la rodilla del cuello de la víctima en el momento en que un paramédico de la ambulancia que llegó al lugar y lo empujó.

 

Deja un comentario