Bolsonaro usa su contagio como estrategia para asegurar que el Covid-19 no es peligroso

El líder brasileño publicó un video tomando hidroxicloroquina, tratamiento cuestionado por expertos y descontinuado por la Organización Mundial de la Salud. “Me siento muy bien”, aseguró el presidente del país que no tiene un ministro de Salud titular hace más de 50 días. La prensa local reaccionó a sus dichos: “Ten cuidado, no puedes tener la misma resistencia que él”, tituló Tribuna de Bahía.

Por: Jimena Améstica

“Me siento muy bien”, aseguró el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en un video donde aparece mostrando cómo se administra la tercera dosis de hidroxicloroquina, después de que se confirmara que está contagiado con coronavirus.

“Me estoy tomando la tercera dosis de hidroxicloroquina. Me siento muy bien. El domingo estaba más o menos. El lunes, mal. Hoy, martes, estoy mucho mejor que el sábado. Por lo tanto, estoy seguro de que está funcionando (…) Yo confío en la hidroxicloroquina, ¿y tú?”, concluyó en un video publicado en Facebook.

El medicamento ha desatado la mayor de polémicas durante la pandemia, siendo incluso descontinuado por la Organización Mundial de la Salud.  Sin embargo, Bolsonaro, al igual como lo ha hecho Donald Trump, continúa su defensa como el tratamiento “mágico” para la enfermedad, y comenzó a utilizar su reacción frente al virus como la continuación de una estrategia de propaganda para difundir sus ideas sobre el virus. 

La reacción de la prensa brasileña ha intentado contrarestar la actitud del mandatario, señalándola en las portadas impresas de este miércoles como un “Mal ejemplo”. “Ten cuidado, no puedes tener la misma resistencia que él”, reportó Tribuna de Bahía. O la versión de O Dia que tituló durante esta jornada: “No es solo una gripecita”, acompañada por una fotografía de Bolsonaro mal utilizando la mascarilla. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las críticas contra el mandatario han llegado desde distintos puntos, aunque a nivel de presidencia las críticas a su actitud desde otros presidentes de la región, como Chile, han estado lejos de plantear un rechazo categórico. El presidente Alberto Fernández, le envió una nota de condolencias: “Este virus no distingue entre gobernantes y gobernados. Todos y todas estamos amenazados y por eso deben extremarse los cuidados”.

Con un militar sin preparación como ministro de Salud interino, precedido por dos titulares que renunciaron por discrepancias con Bolsonaro, Brasil suma más de 60 mil muertos por la pandemia, y los contagios solo en Río de Janeiro, han afectado al menos al 17% de las personas que viven en los barrios vulnerables y zonas de invasión, conocidas como favelas. 

Ahora, el examen positivo de Bolsonaro suma una nueva arista relacionada con los contactos estrechos que tuvo los últimos 14 días, que según medios locales suman más de un centenar.

Deja un comentario