Directora de “Perros sin Cola”: “Apunto a las sensaciones más que a la narrativa”

Fuimos hasta la casa de Carolina Quezada en Valparaíso a conversar sobre los viajes y procesos, tanto metodológicos como emocionales que enmarcan los aprendizajes y expectativas de la película y de la realización cinematográfica en Chile. “Yo creo que el cine le ha hecho un daño terrible a la humanidad por ejemplo con la muerte”, aseguró. 

Por Fabiola Tello Figueroa

Carolina Quezada, es, ante todo, “nortina de Antofa”. Así se describe la académica de la escuela de Cine de la Universidad de Valparaíso, que estrenará su primer largometraje en el Santiago Festival Internacional de Cine (SANFIC) 2019.

Se trata de “Perros sin Cola”, considera un drama LGBTI de ficción que muestra a Rosario, una joven de Antofagasta que vive en conflicto con su entorno social y emocional y que encuentra refugio en el baile y su amigo Jonathan. Su hermana está a punto de casarse; desventura y tragedia que trae consigo una delicada catarsis platónica de la que nadie se escapa.

La cinta se logró, a partir de un fondo audiovisual y de los ahorros personales de Quezada. Sin embargo, la propuesta estética muestra una fuerte intensión técnico-lingüística que se aparta del cine convencional que acostumbramos en Chile.  Con un equipo compuesto mayoritariamente por mujeres, el proyecto “Perros sin Cola” se transforma en una obra merecedora de un análisis profundo y reflexivo.

Fuimos hasta la casa de Carolina en Valparaíso a conversar sobre los viajes y procesos, tanto metodológicos como emocionales que enmarcan los aprendizajes y expectativas de la película y de la realización cinematográfica en Chile.

¿Qué cosas te han marcado o qué recuerdos tienes que se relacionen con querer hacer cine?

“Yo creo que lo territorial es lo primero. A mí me marcó la luz de Antofagasta porque los atardeceres son muy bonitos, aunque haya nubes. Es una luz que se comporta suave por la mañana y fuerte durante el día, y que en la tarde otra vez se vuelve suave. Ese comportamiento lumínico de la ciudad me hacía ver lo bacán y hermoso del lugar, a pesar que sabía que igual era feo. También veía mucha tele y muchos VHS porque mi papá los traía con el diario, por ejemplo, la historia de la humanidad y la historia del arte. En esas piezas había mucha sensibilidad. Todo eso me llevó a entender el cine como el único medio para unir distintos elementos en algún grado. Pero cuando entré a estudiar, no me imaginaba lo que era en realidad. Yo solo quería hacer cine. Es loco descubrir cómo se hace una película, porque es la mansa pega”.

¿Qué significa para ti la película?

“Eso es lo que estoy descubriendo ahora. Yo partí pensando que quería hacer una película porque quería aprender de HACER una película. Ese era el objetivo de Perros sin Cola I. Después fueron los contextos emocionales del trayecto que me dieron fuerza, porque la película viene a ser en algún momento como un salva vidas. Además la película me ha enseñado caleta de cosas que estoy recién descubriendo, tanto en un ámbito espiritual, mental, cognitivo y académico. Ha sido un crecimiento super grande”.

Me imagino que es muy difícil hacer cine en Chile. Hablemos del proceso, de cuánto te demoraste, del equipo…

“Me demoré muchos años. Pero hay una fuerza externa que se genera cuando se colectiviza la idea. De partida, Perros se hizo con un presupuesto reducido, y eso genera un modelo de producción no tan cómodo. Pero justamente porque el equipo es como es que se pasa bien igual. Porque son puras personas con fuego alto, amplio y cálido”.

¿Dónde o cómo situamos a Perros sin cola en la escena del cine chileno?

“Primero que todo no es una película comercial. Desde su producción es una película regional, y como yo vivo entre Antofa y Valpo pienso el cine desde el norte. Entonces eso ya me ubica en un panorama nacional que se aparta de un montón de pelis que vienen de Santiago con la mirada capitalina. Siento que el territorio te modifica. Cuando ves una peli que ocurre en el Sur es muy distinta a una en el desierto o en el mar. Al final, son propuestas emocionales. Pienso que aquí hay una mirada de región que se despega de un sector del cine pero además ayuda a construir otro. Y no soy la única, por ejemplo este año se estrena en Valdivia “Pario y Criao”, que es una película hecha por unos amigos de Antofagasta”.

Tuve el privilegio de asistir a la muestra privada para el equipo de Perros sin Cola, y me surgen ciertas sensaciones. Siento que la película permite descubrir e interpretar un lenguaje poco frecuente en el cine, ¿hay intencionalidad en ello?

“Sí. Está buscado técnicamente. Me gusta que lo ordinario se vuelva extraordinario. En verdad las artes de representación trabajan eso desde distintos estilos y va a depender de los distintos equipos. De los contextos y espacios temporales que se viven. Las representaciones en Cuba son distintas que en Chile. Y así cada cultura tiene su propio ritmo, su pulsión y su tiempo. Me da la sensación que el contexto que me tocó vivir y los referentes que he ido consumiendo, digiriendo, y que me emocionan, me permite hacer un aporte como mujer sudaca y de la pobla. En todo caso espero lograr más propuestas que desafíen. Apunto a las sensaciones más que a la narrativa por excelencia, porque creo que cualquiera puede  contar una historia”.

¿Qué pretendes proyectar con tu decisión estilística?

“Bueno, es una decisión estética y política. Porque me pasa que el cine chileno responde a fórmulas heredadas, apropósito de lo narrativo, que están relacionadas con el cine de industria. Y éste cine que propongo con mis compañeras y amigos es distinto, no es tan de industria. Entonces ahí está el punto medio de la propuesta política porque normalmente lo atmosférico y todo lo que tiene que ver con las sensaciones en el cine es muy elitista. Porque le podría hablar a mi mamá de Godard y mi mamá pico idea quién es Godard. O Agnès Varda, Chantal Akerman o Claire Denis…”

Entonces, ¿tu decisión estético-política tiene que ver con la huella que quieres dejar al salirte de los códigos de la industria cinematográfica?.

“Si, pero con toda la claridad de que es una intensión que no necesariamente va a ocurrir”.

“TODAS SUS DIMENSIONES”

¿Cómo crees entonces que se va interpretar la película?

“Me encantaría que la entendieran en todas sus dimensiones. Pero está bien si eso no sucede. Yo misma no entiendo todas las películas en todas sus dimensiones. Pero mientras te mueva un pelito, la wea ya está hecha. O si sales de la sala y dices: “OH la ciudad loca”, o si puedes leer el territorio ya entendiste un buen pedazo de la película. Porque el territorio, la  población, y lo urbano son una decisión importante en Perros”.

Siento que hay un relato periférico en todas sus dimensiones. ¿Qué te pasa con eso?

“Sí po. Paseamos por lugares que, de por sí, no son fáciles pero que la cámara busca que lo sean y así se entienda el lugar como más dulce y suave. Porque yo creo que si alguien va a Antofa a hacer una película, y no es de allá, te apuesto que aparece el mar y que los personajes van muchas veces al mar. Pero como soy de allá, entiendo que no toda la periferia habita el mar de la misma forma”.

La forma es que narras una tragedia es muy distinta a lo que acostumbramos. ¿Qué pasa ahí?

“Quedar sin toallas higiénicas es muy trágico. En una toma no poder tirar la cadena es terrible. Entonces no tienen que ser hechos extraordinarios. A mí me carga el cine sobre-dramatizado porque hay cosas ordinarias que duelen. Somos seres sensibles. Yo creo que el cine le ha hecho un daño terrible a la humanidad por ejemplo con la muerte”.

¿La ha vulgarizado?

“¡Ha vulgarizado la muerte! Da la impresión que es llegar, sacar una pistola y matar, total es la justicia de la calle. Pero que pasa en tu cabeza, en tu ser interno ¿podrías despertar al otro día y seguir viviendo tu vida normal?”.

SANFIC15 2019

El Santiago Festival Internacional de Cine es un evento cinematográfico, cultural, artístico, industrial y educativo  organizado por la Fundación CorpArtes y producida por Storyboard Media. Creada en el 2005, el propósito de la competencia es ofrecer cine chileno e internacional para dar a conocer y aumentar el acceso a la cultura y las artes. El Festival se llevará a cabo entre el 18 y el 25 de agosto, y contará con funciones especiales y conversatorios.

“Perros sin cola” se estrena en la categoría Competencia de Cine Chileno junto a las piezas “Lemebel” de Joanna Reposi, “Haydee y el pez volador” de Pachi Bustos y “Harley Queen” de José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola, en otros.

¿Qué te parece Perros sin cola en la competencia SANFIC 2019?

No lo veo como una competencia porque hay unos capos y unas capas ahí. Bueno, estas enmarcada en una competencia curricularmente hablando, pero personalmente y emocionalmente no lo veo como una competencia. El hecho de estrenar la película en una sala con las condiciones técnicas para que el trabajo de muchos años se vea en su mejor nivel, esa wea pa’ mi es el premio”.

Para cerrar, ¿por qué crees que tenemos que ir a ver PSC?

“De curiosidad yo creo. Además como la peli tiene distintos niveles dentro de su pequeño mundo representado, por un lado están los conflictos madre e hija que son choques poco explorados a mi parecer. Pienso en una wea que me decía una polola: “no es necesario que la familia se tenga que querer”. Entonces en esa misma lógica de capas, yo creo que el aporte está en la propuesta distinta para ver cosas en las que no acostumbramos a detenernos. Creo que si te gusta el cine tienes que verla. Es una película para quienes nacimos en la última cola de la dictadura y que creímos el cuento de que teníamos que ser algo para toda la vida, y que el esfuerzo y el trabajo… luego nos encontramos con que el mundo está podrido. Esa es la fuerza motora de por qué hicimos la película. Perros es una película honesta que no se pone la vara tan alta. Dentro de la medida de lo que se propuso pretende eso, ser lo que es. Me gustaría que hiciera SENTIDO, SENTIR”.

Perros sin Cola se presentará el 22 de agosto en el Cine Hoyts de la Reina a las 19.30 hrs. y el 23 agosto a las 20.15 hrs. en la Cineteca Nacional. Éstas muestras contarán con la presencia de parte del equipo realizador incluyendo a la debutante con su primer largometraje Carolina Quezada.

Deja un comentario