Franz Mesko: “La música no es algo conceptual que se esté midiendo siempre por géneros”

El músico que viene de ser nominado a “Mejor artista de música urbana” en los premios Pulsar”, grabará este 28 de agosto su tercer disco, Técnica Mixta III, que tendrá como ingrediente especial, la grabación completamente en vivo del álbum.

POR: Elías Miranda

Santiago estaba al son de un calor incisivo que se manifestaba en sudor y dolor de cabeza. Mientras el sector público se retiraba de los restoranes para volver al trabajo, cientos de personas caminaban a un ritmo desesperante en busca de sombra. De fondo, los constantes gritos de un jefe supervisor a cargo de una reconstrucción urbana, imploraban una monotonía inextinguible a las afueras de Estación Universidad de Chile. Franz optó por hacer la entrevista a cuatro cuadras de la casa de Bello, en casa de sus padres por calle San Francisco, a un costado de la tienda de instrumentos musicales que abrió su papá hace más de treinta años. Los Mesko son un compuesto musical: su madre es profesora de música, el papá guitarrista, la hermana flautista y él, saxofonista. Ha colaborado con Chancho en Piedra, Denise Rosenthal, Gepe y Francisca Valenzuela; en paralelo, ha realizado sus propios proyectos: Calle Ciega, Técnica Mixta I y II; además de sus participaciones en el escenario junto a Mente Sabia Crú. Aparece en diversas entrevistas conversando sobre su recorrido, pero en esta ocasión, el entrevistado aterrizó el diálogo a los factores políticos y culturales de un país convulsionado artísticamente.

El músico que viene de ser nominado a “Mejor artista de música urbana” en los premios Pulsar”, grabará este 28 de agosto su tercer disco, Técnica Mixta III, que tendrá como ingrediente especial, la grabación completamente en vivo del álbum.

@franzmesko.cl

“HAY QUE HACERSE CARGO DE LA AUTOGESTIÓN”

 “De partida, alejándome de lo estrictamente musical, el Estado de Chile debería consolidar un rol más proactivo con el desarrollo y fomento de la cultura nacional. Principalmente porque lo que trasciende y representa a un país, a parte de sus deportistas y sus científicos, son sus artistas, ¿cachay? Esa es una diferencia que se nota con otros países…”

-¿Argentina es un buen ejemplo?

 “Argentina,  Brasil,  Perú, Europa y podría seguir. Están más adelantados culturalmente. Recién se está articulando el Ministerio de Cultura y las Artes aquí en Chile. En 2018 recién se levantó la oficina, eso habla del retroceso y de que falta harto.  Ahora bien, en la educación artística también falta que te hagan estar consciente del contexto en el que vivimos. No solo es la plata, también es la formación. Cuando estuve estudiando música, nunca me enseñaron de autogestión y menos de nuevas tecnologías; como programas computacionales o redactar un correo, aunque suene básico; son hueás que tuve que aprender solo. Hubiera sido bacán haber tenido un guía, ayudaría a que a los mismos alumnos de arte estén conscientes y no se queden esperando a que un manager o un representante les diga: “Oye, te voy hacer famoso”. Eso nunca fue, ya pasó. En Chile hay que hacerse cargo de la calidad y también de autogestionarse; las instituciones tienen que aportar en algún grado, para que a su vez no se depende siempre del Estado. Debe haber un equilibrio entre el artista y las instituciones…”.

-¿Y las productoras? ¿Contribuyen al fomento de la música?

“¿A qué te refieres con productoras?, porque hay sellos discográficos, productoras de eventos y distribuidoras. Mira, si hablamos de las productoras de eventos, como el pico; te subcontratan, les da lo mismo las condiciones y las horas que trabajaste; aportan poco y funcionan mal. En cuanto a sellos discográficos, en los años 2000’ murieron y dejaron un vacío porque sustentaban las giras, los conciertos y la distribución; hoy, hay una nueva generación que traen sellos independientes, como con la que trabajo actualmente, América Media Record y otros más, que respetan y entienden los tiempos del músico. Tampoco el mérito es exclusivamente de las productoras, creo que el mayor canal de difusión de la música está en el mismo artista”.

LA MÚSICA Y SU DISCURSO

La idea de decir: “Somos músicos, no guerrilleros”, ¿se contrapone con concebir la música como vía para la transformación social? Franz toma postura, se rasca el mentón y prende un cigarro.

 “La música conlleva la transformación desde sus orígenes. El arte en general cuenta con varios aspectos: está el aspecto estético por un lado, y en lo personal, hablando desde mi interior, no concibo el arte sin un mensaje, sin un trasfondo; sin una propuesta ética. Creo que si la música solo se enfoca en lo estético, en el goce; es algo vacío. Por ejemplo, si bien no somos guerrilleros, creo que con esa vitrina que tiene la música podemos tomar postura. De hecho, en diciembre recién pasado (2018) con Gepe íbamos a tocar en el “Festival Migrante” y él decidió bajarse por diferencias con el Gobierno en materia de migración”.

-¿Qué te parece su decisión?

“Me parece bien. La política y la música van de la mano sí o sí. Ahora bien, tú música no tiene que reflejar un mensaje explícito, también va en cómo presentas tus proyectos, con quién trabajas, cómo lo mezclas; son muchos factores”.

– ¿Crees que aún hay prejuicios al fusionar estilos?

“Cada vez menos. Cuando comencé, veía harto el “no hueón, como voy andar tocando pop”, pero después de un tiempo fui abriendo mi círculo. Lo que estaba haciendo se había quedado chico, estaba estancada en que solo cierta gente podía comprar una entrada para ver un show de jazz; se volvió algo sectario, elitista. Salí de esa burbuja y comencé a conocer otros artistas y me cuestioné: “Haber, ¿te gusta hacer música o hacer un estilo?”. De ahí adelante, mi generación – yo tengo 29 años- han mostrado la misma cara. En una entrevista que hice en mi programa “La hora del pan”, Angelo Pierattini me decía: “Nos quieren separados, nos quieren segmentados” y tiene razón poh. Si estamos separados, ellos tienen más poder, me refiero a managers falsos y políticos; entonces es válido mezclarse con otros géneros y artistas. La música no es algo conceptual que se esté midiendo siempre por géneros. La música es música, son vibraciones corporales que tocan tu percepción”.

 

Deja un comentario