Siete años atrás: tirador de Ohio hizo dos listas de gente a la que quería matar y violar

Se trata de Connor Betts, de 24 años, quien la madrugada del domingo 4 de agosto disparó e hirió a 27 personas y dio muerte a otras nueve en un bar en Dayton. Una de las víctimas fatales era su hermana. El hecho se sumó a otras dos masacres en el estado de Texas y Chicago.

Por: Redacción El Arrebato

La madrugada del domingo, Connor Betts, un estadounidense caucásico de 24 años llegó junto a su hermana a las afueras del bar Ned Peppers en la ciudad de Dyton, ubicada al sudoeste del estado de Ohio. Según se investiga, colgó de su hombro un arma y en segundos apretó el gatillo, apuntando a quienes se encontraban en el lugar. Los 41 tiros que percutó, hirieron a 27 personas y mataron a otras nueve, entre ellas, su propia hermana. 

Al oír los disparos, fue un policía que circulaba por el lugar en su patrulla, quien se acercó y en diez segundos detuvo al agresor con su arma de servicio. Las balas del oficial terminaron con su vida. Con esto, la crisis en Estados Unidos terminó de estallar, pues se trataba de un segundo tiroteo en menos de 24 horas. El anterior había sido en Texas. Y aún faltaba, el que llegaría horas después en Chicago.

Durante las últimas horas, las especulaciones se han centrado en la figura de Betts, específicamente por las declaraciones entregadas por sus compañeros de escuela. Según consignó El País, ellos cuentan que cuando tenía 17 años fue amonestado por crear dos listas. Una de ellas contenía nombres de personas a las que quería matar: y la segunda a compañeras a las que quería agredir sexualmente. 

Drew Gainey. uno de los estudiantes que compartió la sala de clases con el tirador, escribió en sus redes sociales: “Se debería haber impedido que llegara un arma a sus manos”. 

Por otro lado, otra de las aristas que se están investigando es si el tirador eligió a sus víctimas. Y es que, entre los muertos seis eran afroamericanos. Aunque, el jefe de la policía, Matt Carper, se adelantó a este punto e insistió en que “no discriminó mucho entre sus víctimas, porque todo sucedió en un breve lapso”.

Sin embargo, las dudas siguen latentes, pues dos de los fallecidos eran ex estudiantes de la misma universidad donde el agresor cursó la carrera de psicología. 

 

Deja un comentario