Gope imputado por homicidio de Catrillanca: “Las personas que iban en el tractor no nos dispararon”

Tres días después del asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca ocurrido el pasado 14 de noviembre, el sargento Carlos Alarcón, funcionario del Gope de Carabineros declaró ante el Ministerio Público.  El policía apuntado hoy como el autor del disparo que mató al joven y que se encuentra en prisión preventiva imputado por homicidio simple, reconoció en ese entonces que omitió detalles en su primera declaración. 

Incluso, en  la versión contenida en un  expediente de la causa que suma más de 400 páginas y que fue consignada por La Tercera, Alarcón aseguró que “las personas que iban en el tractor no nos dispararon. (…) Durante todo este tiempo estábamos siendo objeto de disparos de distintos lugares. Al encontrarme con el individuo que se bajó del tractor y que fue reducido por el sargento Ávila, quien lo esposó y lo llevó al suelo manos atrás, le pregunté si llevaban armas de fuego y me dijo que no”.

Sin embargo, este escenario quedó descartado por el fiscal Cristian Paredes, quien durante la formalización de los imputados precisó que “fue un proyectil 5.56 el que terminó con la vida de Catrillanca, una bala de pequeñas dimensiones que está encamisada y que sale con una alta velocidad, provocando un daño devastador, su muerte era inevitable. El tiro que recibió es un tiro directo que ingresó a su cabeza provocando un gran daño”.

Con ello, el persecutor agregó que “a las 16.44 horas”, antes de que el comunero fuera baleado  “no hay ataque a los Carabineros, salvo un corte en el camino”.

Estas palabras echan por tierra las declaraciones de Carabineros, quienes en un principio aseguraron que hubo fuego cruzado sin especificar los autores. Incluso el mismo día de los hechos el general director Hermes Soto insistió en un punto de prensa que a raíz del enfrentamiento y los balazos que se producían por ambos sectores donde estaba ubicado el personal, también personal de servicio hace uso de las armas de fuego”. 

“ME LO ENCONTRÉ DE FRENTE”

“Complemento mi declaración anterior (del 15 de noviembre) señalando que la posición en que estábamos era la siguiente. (…) Luego de que pasamos el tercer obstáculo, debí haber avanzado unos 15 metros cuando me encuentro de frente con un tractor azul, conducido por un sujeto, y era acompañado por otro”, señaló Alarcón.

“Al chofer le vi la cara y reconozco que tenía bigote, el acompañante tenía su cabeza cubierta con algo. Me lo encontré de frente, a una distancia de no más allá de 10 o 12 metros“, dijo, agregando que  “lo primero que hice fue intimarlo a que se detuviera, apuntado al vehículo con mi arma de servicio. Esto lo hice pues durante el tiempo que íbamos caminando estábamos recibiendo información de parte del personal que se trasladaba en helicóptero”, precisó, señalando que ellos les informaban que “tres sujetos se habían bajado de los vehículos sustraídos y se habían subido a un tractor. Por eso decidí apuntarles”.

Y continuó: “al momento de encontrarnos les dije frases como ´¡Alto!´, ´¡carabinero!´, ´¡párate ahí!´. Sin embargo, la maniobra del tractor fue corta y avanzó de inmediato, quedando yo cerca de la curva. Entonces tomé la decisión de efectuar no recuerdo exactamente si cuatro o cinco disparos con dirección al tractor. (…) Mi idea era lograr que se detuvieran. La zona donde disparé era zona segura de disparo”.

Después de disparar y atravesar la nuca de Camilo Catrillanca, Alarcón vio “que se bajó de él una persona con las manos arriba, al acercarme al tractor pude ver que el otro sujeto tenía una herida en la cabeza“.

Deja un comentario